A orillas del lago Balaton

Lectura rápida con OpenSpritz

A orillas del lago Balaton

Ir a Hungría, además de visitar su capital Budapest, supone recorrer la región del lago Balaton, el mayor de Europa Central. Tiene una superficie de 596 kilómetros cuadrados; una profundidad de 3 metros, y mide 72 kilómetros de largo y 3 de ancho.

Es una zona realmente turística, ya que durante el verano, con una temperatura media del agua de 25 grados, muchos húngaros, alemanes, croatas y europeos de otras nacionalidades escogen este lugar para pasar las vacaciones. Hay muchos pueblos interesantes, como Siófok y Tihany. Lo mejor es disponer de un coche para poder ir bordeando el lago en unos cuatro o cinco días, con tiempo para hacer el mayor número de paradas, disfrutar de los pueblos, hacer fotografías del paisaje, visitar los museos… Es necesario saber que no hay problemas de alojamiento, porque la mayoría de villas tienen pensiones u hoteles.

A orillas del lago BalatonSiófok se ha convertido en un lugar muy frecuentado por turistas, por eso muchos huyen de él. Sin embargo, sigue guardando su encanto. El Parque del Milenio es uno de los atractivos. Se hizo en los años 90 y es un placer pasear por él porque evoca tranquilidad.

Otra imagen propia de las postales de Siófok es la de la torre del agua. Es un monumento industrial que se ha convertido en símbolo de la ciudad. También es interesante visitar la iglesia católica romana, entrar al Museo de Kalman Imre y dar una vuelta por las orillas del Balaton.

A orillas del lago BalatonTihany es otra de las perlas que se encuentran alrededor del lago. Es un lugar único desde el que se tienen unas vistas magníficas del lago. El monumento más visitado de Tihany es, sin duda, la abadía benedictina situada en lo alto de una colina. Según el Manuscrito de Fundación de la Abadía de Tihany, ésta data del año 1055. En verano, todos los martes y miércoles se puede escuchar un concierto de órgano en la iglesia.

En Tihany, es recomendable pasar un día y disfrutar de la gastronomía magiar en uno de los múltiples restaurantes que tienen vistas al mar. Además de hoteles, hay un camping a tres kilómetros, situado en un bosque de pinos.
via dondeviajar.es

Martín Aberastegue

Blogger de viajes desde 2007 por pasión y experto en marketing digital por profesión.

Temas relacionados...